Menú

Un Pikdate ni se crea ni se destruye ;-)

Las ideas, igual que la energía, ni se crean ni se destruyen. Son un chispazo, que aparece de repente y que el trabajo acaba moldeando hasta convertirlo en algo maravilloso.

De uno de esos chispazos (que algún día os contaremos) nació Pikiclack y mientras trabajábamos dándole forma, de otro asombroso “click” en la cabeza, nacieron los Pikdates.

Era nuestro primer encargo y teníamos ante nosotras el reto de hacer un detalle para que los 25 compañeros de clase de Sarah recordasen su séptimo cumpleaños. Queríamos hacer algo que les hiciera sentir importantes, que no se quedase olvidado en un cajón y que les acompañara a lo largo de todo el año. Y así surgió la unión entre retrato y fichas educativas ilustradas…

pikdateninos-006

Aquello pintaba muy bien pero necesitaba un soporte que uniera ambas cosas y como por aquel entonces estábamos totalmente “in love” con los clipboards, no tuvimos dudas.

pikdateninos-003

Sarah, su madre, los compañeros de clase, sus madres y las profesoras del colegio quedaron encantadas con los Pikdates… y aún hoy, un año después, siguen usándolos y aplaudiéndolos como el mejor recordatorio de “cumple” que han visto nunca. ¡Habíamos superado el reto con creces! (Yes, we can! pensamos súper orgullosas al enterarnos de las reacciones…)

pikdateninos-009

Después hicimos algunos Pikdates infantiles más con el mismo éxito… pero la idea, inquieta y juguetona, seguía efervescente en nuestras cabezas transformándose una y otra vez: primero diseñamos fichas para adultos, después para mascotas y luego desglosamos por edades y mejoramos las de los niños…

Pikiclack seguía creciendo, evolucionando y desarrollando productos… y no sabemos muy bien cómo, nuestro romance con los clipboards había dado paso a otro flechazo: la madera y el grabado láser. Y así llegamos a los Pikdates tal y como los conocéis…

Pero sin duda, lo mejor de esta historia fue descubrir que “nuestras criaturas” estaban cobrando vida en manos de sus dueños. Al fin y al cabo, los Pikdates, como las ideas, como la energía, ni se crean ni se destruyen, sólo se transforman. Y precisamente por eso, existe Pikiclack y a partir de hoy, también este blog.

soy una artista-003